ÚLTIMAS NOTICIAS:
publivivo Banner InvSocial_orden2 (1) Banner InvSocial_orden2 (1) bannerEQAmbiental4

En Casanare, un joven duró 2 semanas con una larva de mosca, incrustada en su cuerpo

Estimated reading time:5 minutes, 33 seconds

Un joven que trabajaba en una finca ganadera, al norte de Casanare, padeció por más de dos semanas de agudos dolores, a causa de un “nuche”, o larva de mosca que permaneció en su cuerpo, taladrandole su carne y evitandole conciliar el cueño durante cerca de 15 dias con sus noches.

Todo empezó una noche, a finales del mes de octubre, cuando Gerardo Martínez, quien trabaja en una finca del municipio de Pore en labores de llano,  sintió una extraña rasquina y ardor a la vez en la parte derecha de sus cadera que lo incomodaba. Al dia siguiente se observó pero no vió nada extraño, más que un punto rojo en su piel, que lo hizo suponer que era un  piquete de zancudo y lo único que hizo fue rascarse y hecharse alcohol.

Tres días despues ya el punto rojo se había convertito en un pequeño tumorcito y la sensacion de dolor, rasquiña y ardor era incontrolable. Eso lo hizo pensar que se trataba de un nacido o “chúcharo”, que se le estaba desarrollando y pensó que debía esperar a que madurara, para poderlo reventar.

“El tiempo pasaba y yo no podía tener calma ni de día ni de noche. Sentía unos chuzonazos que me hacían llorar. Las picadas que me daban eran insoportables y me salió seca en la ingle derecha y en la axila derecha. Por eso no pude trabajar esos dias siguientes y hasta me dio fiebre”, dijó gerardo.

El jóven contó que cada día se levantaba con la ilusión de que el “chúcharo”  estuviera maduro, para reventarlo, pero nunca fue así. Dijo que ya el tumor  estaba grande y muy rojo, y solo se observaba un pequeño punto negro.

“Una mañada, despues de haber pasado una noche terrible, con dolor, fiebre y sin poder dormir, le pedí permiso a mi patron para venirme para Yopal a mandarme a reventar ese “chúcharo”, porque ya llevaba practicamente dos semanas con ese mal y una semana en que practicamente no había podido trabajar”, indicó.

Relató que al llegar a la casa de su mamá en  Yopal,  ella lo revisó  y le dijo que el tumorcito tenía una especie de agujero abierto y que se miraba como un pequeño pico que se movía dentro.

“Fui a una droguería a comprar unas pastas para calmar el dolor y el farmaceuta me dijo que no era ningun ‘Chucharo’, sino un nuche. Me dijo que me pusiera chimú y que eso me lo haría expulsar. Aterrado al saber que tenía practicamente una mosca metida en mi cuerpo, me fui buscar el chimú. Al conseguirlo,  con la ayuda de una hermana y mi mamá, me puse una peya y me lo aseguré con espadadrapo, como me había dicho el señor de la farmacia”, narró Gerardo .

Contó el jóven que cuando se puso el chimú en el lugar donde estaba la larva,  los dolores se incrementaron y se desesperó tanto que pensó que se iba a quedar sin aire.

“Despues de soportar los dolores más berracos, como despues de tres horas más o menos, empecé a sentir un poco de alivio. Entonces le dije a mi hermana que me revisara y vaya sorpresa, el horroroso gusano ya tenia todo el pico por fuera. Entonces mi hermana empezó a hacer presion sobre la piel y a halar la larva, hasta que salió. Era ya practicamente una mosca, tenia anillos negros de pelos, como las cerdas de un cepillo. No me imaginaba que tenía dentro de mi cuerpo semejante bicho tan feo”, concluyó gerardo, tras indicar que apenas salió el nuche de su cuerpo, sintió un alivio inexplicable y por fin pudo volver a dormir como hacía varios días no podía.

¿Qué es un nuche y de donde proviene?

El nuche es un gusano o larva, que proviene de la llamada mosca del nuche, la cual es grande, gris azulosa y tiene un vuelo rapidísimo y sumamente ágil.

La hembra captura insectos que chupen sangre o secreciones de los animales, como son los zancudos, jejenes, moscas de pesebrera, mosca brava y de las que causan gusaneras. Les deposita los huevos en el abdomen, donde pueden durar hasta más de 10 días. La postura puede ser de 300 o más diminutos huevos. Cuando el vector o transmisor se posa sobre el huésped, el calor corporal de éste causa la eclosión de los huevos y las pequeñísimas larvas caen sobre la piel y se meten por entre el pelo hasta llegar a la epidermis, se apoyan en su extremo posterior y comienzan como un martinete a perforar, hasta alcanzar el tejido subcutáneo, proceso que puede durar hasta media hora.

Al principio el nuche produce una gran rasquiña. Luego se forma un tumorcito con un pequeño orificio que supura y duele. El proceso dentro del huésped dura de 40 a 70 días. La larva, que al principio tiene forma de clavo, va creciendo y volviéndose rechoncha al mismo tiempo que va desarrollando unos anillos como coronas de espinas, que parecen cerdas y que rodean cada segmento del bicho, excepto los últimos.

Terminado su crecimiento, el gusano puede medir tres centímetros de largo. Entonces sale del huésped, se entierra y se transforma en pupa, que entre 60 y 90 días será insecto perfecto. El ciclo completo demora como mínimo 72 y máximo 150 días. Parece que la temperatura ambiental más alta dentro del clima óptimo abrevia el proceso. Es evidente que los potreros enmalezados y los rastrojos favorecen este parasitismo, que afecta más al ganado de pelaje oscuro que al blanco. Los parasiticidas modernos han derrotado esta plaga, antes gran problema para la ganadería de la zona cafetera.

Además del chimú, o la cataplasma de tabaco, otros aseguran que la mejor forma de hacer expulsar un nuche del cuerpo, es fijando un pedazo de tocino sobre la parte donde está el nuche. Ante esto, el gusano sale del cuerpo y penetra el tocino buscando aire y allí se queda.

En ocasiones las larvas no pueden ser extraídas con facilidad debido a los fuertes ganchos situados alrededor de su abdomen, con los que se adhieren a la herida. Siempre se busca que el animal salga completo de su cuerpo, pues al quedar parte de él en el tumor formado, se corre el riesgo de producirse una grave infección.

 

www.casanare24horas.com

Twitter: @casanare24horas

Facebook: casanareveinticuatrohoras