ÚLTIMAS NOTICIAS:
publivivo Banner InvSocial_orden2 (1) Banner InvSocial_orden2 (1) bannerEQAmbiental4

Se inician las novenas navideñas en Yopal, en medio de un panorama triste y desesperanzador

Estimated reading time:2 minutes, 23 seconds

Con tristeza y nostalgia los habitantes de Yopal han sentido el cambio negativo que ha tenido la presente navidad, frente a las pasadas. Para nadie es un secreto que los múltiples problemas por los que atravesó la ciudad durante el año que está terminando, incidieron para que las festividades navideñas no tuvieran la relevancia de otros años.

Hoy cuando se inician las novenas navideñas, la alegría de los yopaleños, el colorido de los sectores y los adornos e iluminación de los barrios, parques y cuadras que eran característicos en los diciembres anteriores, no son más que un triste recuerdo.

“Es la primera vez en los 25 años que llevo de vivir en Yopal, que veo la ciudad muy apagada. Parece que no fuera diciembre. No se ven las decoraciones con motivos navideños en los barrios, los parques, ni siquiera en las casas”, indicó Luis Alejandro Afanador, comerciante de Yopal.  

Los habitantes de Yopal consideran que el 2016, ha sido el año más “pesado” en materia económica para Yopal, y señalan a la falta de gobernabilidad, el paro camionero, la caída del puente del Charte y a la crisis petrolera como los causantes directos de la difícil situación del municipio.

Uno de los sectores más golpeados sin lugar a dudas, es el sector comercial ya sea formal e informal. Particularmente los vendedores estacionarios nocturnos, que estaban a acostumbrados a una actividad comercial dinámica y muy productiva durante la noche, se quejan por la disminución de las ventas en más del 80%. Muchos han tenido que cerrar sus negocios y los que aún persisten, dicen que les ha tocado que doblar los turnos para al menos salvar la inversión de los productos que venden.

“El año pasado por esta época estábamos vendiendo entre 5oo mil y 600 mil pesos entre las 6 de la tarde y las 12 de la noche. Prácticamente acabábamos con todo el surtido. Pero ahora para vender entre 120 mil y 150 mil pesos, nos toca trabajar hasta las cuatro de la mañana”, dijo Giovanny Celis, propietario de un local de comidas rápidas y sopas, en la calle 30, entre carreras 12 y 13.

Celis denunció además, que otro de los problemas con que deben lidiar cada noche, es con el constante accionar de los delincuentes que los asechan para robarlos durante sus jornadas de trabajos nocturnos.

“nuestro punto de ventas ha sido robado en tres ocasiones, en lo que va corrido del año. Nos han quitado el producido y hasta lo que vendemos. Hemos denunciado pero desafortunadamente hay muy poquita policía patrullando en las noches y aunque ellos tengan la voluntad de protegernos, el problema se les sale de las mano”, concluyó Cely.

www.casanare24horas.com

Twitter: @casanare24horas

Facebook: casanareveinticuatrohoras