ÚLTIMAS NOTICIAS:
publivivo Banner InvSocial_orden2 (1)

La Señorita Casanare, una víctima más de las “Oscuras”, decisiones del presidente del Concurso Nacional de Belleza. El país está indignado.

Estimated reading time:8 minutes, 14 seconds

Tres años duró preparándose la hermosa Camila Avella para ser Señorita Casanare. Tras un difícil camino lleno de obstáculos, por fin este 2018, logró ser elegida por decreto para representar a su departamento en el Concurso Nacional de Belleza (CNB), pero se encontró con la nefasta decisión de Raymundo Angulo, actual presidente de esa Corporación, de dejarla por fuera de competencia.

Al conocer la noticia de la no aceptación de la hermosa casanareña en el CNB,  el país que desde hace tres años viene añorando verla llevar la banda de Señorita Colombia, “estalló” de manera unánime, censurando la decisión del presidente del Concurso, que por causa de sus temerarias decisiones, viene acabando poco a poco, con un evento que hace parte del patrimonio social y cultural del pueblo Colombiano.

Las mentiras.

Como siempre, Raymundo Angulo se ha caracterizado por sus mentiras y “marañas”, para descalificar a las niñas hermosas que llegan generalmente desde la provincia o las que por su belleza son “enemigas” potenciales de aquellas concursantes con las cuales ha pactado negocios a cambio de la corona.

Hoy en el caso particular de la descalificación de la Señorita Casanare, el señor Angulo mintió haciendo varias precisiones que reflejan su mala intención y su afán desmedido por hacer de este caso, un nuevo golpe publicitario, para que el país vuelva los ojos hacia un decadente Concurso, del cual solo él obtiene grandes dividendos económicos, a costa de la desilusión de jovencitas, familias enteras, comités de belleza y departamentos que aspiran vender una imagen positiva a través de este evento de belleza, promoviendo con  la figura de la candidata, sus potencialidades turísticas, paisajísticas, y hasta sociales.

Una salida en falso de Raymundo en la W-Radio.

  1. Raymundo aseguró en la W-Radio, que Camila Avella no había cumplido con toda la documentación exigida. Esa afirmación es falsa, porque Casanare24horas.com pudo comprobar que existen correos certificados que demuestran que la candidata sí cumplió a cabalidad y dentro del tiempo indicado, con toda la documentación exigida.
  2. También aseguró que la reina había hecho fotos semidesnuda para una publicación, pero lo irónico del caso es que tales fotos hacen parte de un trabajo de Camila en su faceta de modelo, y fue justamente para la Revista Don Juan, Revista que Justamente hoy es uno de los patrocinadores principales del Concurso de Belleza.
  3. Igualmente dice que Camila Avella tiene contratos vigentes, promotores, y gerentes que dirigen su trabajo de modelo, haciendo alusión al manager de la reina, el señor Fernán Martínez. Sin embargo, Casanare24horas pudo comprobar que a través de documentos (otro sí), la reina se desvinculó contractualmente con Caracol Tv, en donde participaba como copresentadora del programa Desafío Superhumanos, e igualmente de manera legal terminó su convenio de promoción, con el manager Fernán Martínez.
  1. Qué buscaba Raymundo destituyendo a Camila Avella?.

Los escándalos que rodean siempre a Raymundo Angulo, están ligados a temas de corrupción, en donde se le señala de vender la corona a departamentos tradicionales y que hace hasta lo imposible por cumplir su pacto con aquellos comités, que al parecer le ofrecen beneficios generalmente económicos para acceder a la corona.

Para nadie es un secreto el desprestigio y bajo perfil que ahora tiene el Concurso Nacional de la Belleza; condición atribuida a los escándalos constantes, las malas decisiones del señor Angulo y sobre todo a la deshonestidad con que siempre ha manejado la empresa. Justamente con la destitución de Camila Avella, Raymundo solo buscaba generar un “show mediático”, que  hiciera que los ojos del país se fijaran nuevamente en el decadente concurso, el cual a propósito, realizará una competencia relámpago el próximo 30 de septiembre, evento del cual nadie se hubiera enterado, si no se hubiese dado la destitución de la hermosa reina llanera.

Sin embargo, los cuestionamientos que se le hacen por diferentes medios al señor Angulo, dan cuenta que las próximas coronas tanto la del mes de septiembre en Medellín, como la de noviembre en Cartagena,  ya están negociadas y que por eso a él no le convenía tener mujeres altamente competitivas como Camila Avella de Casanare y Marly Velásquez de Antioquia, las dos concursantes más fuertes con que contaba el concurso;  y qué casualidad que en tres días, ambas fueron destituidas. No es mucha coincidencia?.

Error garrafal.

Con la destitución injusta de la reina del Casanare, el presidente del CNB deja claro que a él no le interesa elegir una mujer realmente bella, sino aquella que se ajusta a sus caprichos  y conveniencias. Deja claro que no le interesa el daño moral, psicológico y económico para la reina y sus familiares y amigos. Ratifica que para nada le interesa ayudar a promover la buena imagen de los departamentos a través de la belleza y sobre todo deja bien claro que con tantos años que tiene de experiencia frente a la empresa que heredó de su señora madre, la señora Teresa Pizarro de Angulo QEPD, no ha aprendido a gerenciar on criterio y honestidad, y cada año sigue cometiendo errores y desaciertos que hoy han llevado al CNB a ser un “templete más”, en donde este señor sigue jugando con la ilusión de las reinas, sus familias, seguidores y los departamentos, que aún siguen creyendo en esa farsa.

20992935_10154885710818947_676728396611766572_n

Indignante.

En esta ocasión Raymundo fue demasiado lejos y se echó encima a todo un país que añoraba ver a Camila Avella ciñendo el cetro y la corona de Señorita Colombia y por qué no del Miss Universo. Pero lo más indignante es escuchar la manera burlona conque Angulo se dirigía a la audiencia de la W-Radio, contando la primicia y culpando al manager Fernán Martínez de ser el responsable de la descalificación de Camila, solo por estar representándola laboralmente. Con esto deja claro   que cualquier jovencita colombiana que desde muy temprana edad esté triunfando en el sector laboral y por ende deba recurrir a los servicios de un manager para que la represente laboralmente, jamás podría participar en el CNB.  Habría que averiguar si Ariadna Gutiérrez, otra destacada modelo que fue Señorita Colombia, no tenía representante en su exitosa carrera de modelo, al momento de competir en Cartagena.

Un señor irrespetuoso.

Una vez el señor Angulo dio la noticia de la descalificación de la Señorita Casanare, a través de la W-Radio, los medios informativos de ese departamento acudieron a la Gobernación a verificar la notificación de dicha decisión por parte del representante del CNB, pero allí se encontraron con funcionarios que indicaron, que aun dicha decisión no había sido trasmitida al departamento. Incluso al cierre de esta edición, tal notificación no había llegado, como debe hacerlo una empresa seria y honorable.

“Camila Avella no va al concurso y les estoy dando a ustedes esta primicia”, fueron las palabras de Angulo a la W-Radio,  jactándose con expresiones  irónicas de decir que la reina era descalificada y que le daba el beneficio de la primicia al prestigioso medio, lo cual demuestra su afán meramente publicitario, Sinembargo  no tuvo la descortesía de hacer llegar el oficio a la Gobernación de Casanare,  oficializando la no aceptación de la reina.

Otro “descache” del presidente del CNB fue insinuarle de manera burlona, a un personaje de la talla de Fernán Martínez, que por su culpa descalificaba   a la reina. Mal apunte en contra de Martínez, que durante su visita al Casanare, siempre fue respetuoso del CNB y se refirió en cada escenario a Raymundo, como un personaje serio y honorable.

Lo censurable.

Lo que más critican los colombianos del Concurso Nacional de Belleza, fue el por qué desde antes, cuando el CNB supo de las intenciones que Camila Avella tenía de inscribirse en el Reinado, no fueron claros con ella y le manifestaron que no podía tomar parte de la competencia, para evitarle  cancelar sus contratos de modelaje y presentación de eventos.  Igualmente se le hubiera evitado los gastos que ella y sus familiares tuvieron durante todo el tiempo, en la preparación de la candidata para el concurso, pero sobre todo para haberle evitado el mal rato,  la frustración y decepción que hoy seguramente embarga a la beldad llanera.

Ante estos interrogantes la respuesta salta a la vista; Raymundo Angulo quería llamar la atención de su fracasado concurso, destituyendo a una celebridad como Camila, pues sabía que este hecho le llevaba a mojar prensa y nuevamente volver vigente su farsa llamada CNB.

Que renuncie Raymundo.

Ante la reiteración en sus faltas al momento de tomar decisiones,   los colombianos hoy ven a Raymundo Angulo, como un personaje oscuro, indeseable deshonesto y arribista, que solo busca su beneficio particular, sometiendo a sus candidatas a interminables jornadas laborales, con sueldos irrisorios y premios vergonzosos.

Si bien el CNB es una empresa de carácter privado, son muchos los recursos oficiales que mueve desde los departamentos. Ante esto, los colombianos desde ayer vienen utilizando en diferentes medios el hashtag #NoMasRaymundoAnguloEnElCNB, no solo para protestar por la descalificación de la Señorita Casanare, sino por el futuro del Concurso, y evitar que más niñas incautas sean víctima de la deshonestidad de Raymundo Angulo.38921056_10217351571647548_6545603169253064704_n

www.casanare24horas.com

Twitter: @cas24horas

Facebook: casanareveinticuatrohoras