ÚLTIMAS NOTICIAS:
publivivo bannerEQAmbiental4 bannerEQAmbiental4
bannerEQAmbiental4 bannerEQAmbiental4

Abuelita Chamezana y gobernador de Casanare, protagonizan bonita historia de vida.

Estimated reading time:10 minutes, 42 seconds

El pasado sábado 11 de enero, el gobernador de Casanare Salomón Sanabria visitó el municipio de Chámeza para hacer el lanzamiento oficial de su programa “EL Gobernador en Casa”, con el cual busca conocer de mano las necesidades de las comunidades de todo el departamento. Pues bien, entre los miles de chamezanos que esperaban al mandatario se encontraba Graciliana Piragua, una humilde habitante de la vereda Jordán Bajo, que había caminado más de cuatro horas para poder encontrarse con el mandatario departamental.

Graciliana es una chamezana raizal que el próximo 20 de marzo cumplirá 69 años. Es madre de cuatro hijos Jaime, Omaira, Bertha Ligia y Martha Ismenia. Perdió hace cerca de 35 años a su primer esposo y hace 33 se unió sentimentalmente a Adonay Chacón, con quien se casó el pasado 31 de diciembre, después de 33 años de convivir con él en unión libre.

“Soy una mujer que me ha tocado muy duro en la vida. He sufrido por causa de la violencia, me ha tocado trabajar fuertemente para sacar a mis hijos adelante en medio de una situación económica muy precaria. Soy oriunda de Chámeza, pero vivo en el campo. Muy poco salgo al pueblo porque mis ocupaciones no me lo permiten. ¡Solo salgo cuando hay ocasiones especiales y cuando es la época de política, que salgo a cumplir con el deber ciudadano de votar”, dijo Graciliana!

Había perdido la fe.

Cuenta que en todas las elecciones ha votado pero que nunca ningún político le ha dado nada. Dijo que siempre su anhelo ha sido que el Gobierno le ayude para conseguir su casita en el pueblo, pero que ninguno ha tenido la voluntad de hacerlo.

“Con tanto que he sufrido y luchado en la vida a veces una se decepciona de la gente que puede ayudar y no lo hace. Toda mi vida he sido buena ciudadana, colaboro con lo que esté a mi alcance, he ayudado a muchos políticos que han prometido ayudarme, sobre todo a conseguir una casita, pero todo se ha quedado en promesas. La verdad en las pasadas elecciones ya no iba a votar, estaba desanimada y había perdido la fe. Pero tengo una hija que le ayudaba a Jhon Cubides que hacía campaña para la Alcaldía de Chámeza y ella me dijo que hiciéramos un último esfuerzo y que apoyáramos a Cubides y a Salomón Sanabria a la gobernación  y que confiáramos que esta vez sí nos iba a ir bien”, dijo la señora. Piragua.

Cuando conocí a Salomón supe que era diferente.

Al Ingeniero Salomón lo conoció el día que fue a Chámeza a acompañar a Jhon Cubides, en su lanzamiento oficial como candidato a la Alcaldía de Chámeza.

“El día que Salomón vino a Chámeza a respaldar a Cubides a la Alcaldía, lo conocí. Ese día hubo una caravana y asistió mucha gente, pero no lo pude saludar de mano porque era mucha la gente y solo lo pude ver y escuchar desde la tarima. Pero fue como dicen los novios amor a primera vista. Me gustó todo lo que habló y su forma de ser. Desde ese día supe que Salomón era diferente a los demás políticos y me propuse ayudarlo, junto con mi familia”, indicó Graciliana.

Cuenta que oró mucho por el durante la campaña para que todo le saliera bien, y que nunca paró de promocionarlo con las personas de su vereda. El día de las elecciones salió muy temprano a votar y esperó en el pueblo hasta bien entrada la noche, para conocer los resultados de las votaciones.

“Fue mucha la alegría que sentimos cuando supimos que Salomón había ganado. También nos alegramos por Cubides porque él era también nuestro candidato a la Alcaldía de Chámeza”, dijo la señora Piragua.

Graciliana recordó que Salomón Sanabria en su discurso, el día que acompañó a Jhon Cubides en su primera visita a Chámeza, habló de la importancia de la familia, presentó a su esposa Cielo Barrera y destacó el papel de los padres en la formación de los hijos. Dijo que desde ese día ella y su esposo Adonay tomaron la decisión de casarse. Salomón y su esposa Cielo Barrera los inspiraron para tomar esa decisión; y efectivamente se casaron el pasado 31 de diciembre.

Comenzó una lucha para encontrárselo.

Pensó que como siempre pasaba después de elecciones, donde nunca volvían a saber nada de los gobernadores, esta vez iba a ser lo mismo, pues en Administraciones anteriores los mandatarios difícilmente volvían a Chámeza o si iban, era con un anillo de seguridad que no les permitía hablar con la gente.

“Cuando me enteré que Salomón vendría al pueblo a dialogar con la gente, me alegré mucho. Supe que era mi oportunidad para hablarle y decirle que necesitamos una casita. Esta mañanita madrugamos bastante y llegamos temprano al pueblo a esperarlo. Estuvimos muy pendientes de su llegada y queríamos saludarlo, pero la caravana iba muy rápido y había mucha gente a su lado que también quería saludarlo. Ya eran más de las diez y media de la mañana y no había podido hablar con él. Alguien me dijo que estuviera pendiente que en el Coliseo podría topármelo y hablarle”, narró ella.

Mi aporte como periodista.

Debo admitir que, como periodista curioso y sin saber en qué momento me fijé en doña Graciliana, la tuve presente en varios momentos de la llegada del gobernador a la cabecera municipal de Chámeza, pero nunca me atreví a hablarle. Me había llamado mucho la atención su vestimenta propia de la mujer campesina, con su sombrero de paja color marrón claro, un vestido estampado, un pocho blanco, una cartera rosada que colgaba de su hombro con dificultad y unos zapatos verdes claro, que la hacían ver muy pintoresca y humilde.

Terminado el recorrido de bienvenida al ingeniero Salomón, toda la comunidad se apostó en el Coliseo, sitio oficial de concentración. Allí cerca de 3 mil chamezanos lo esperaban, para saludarlo y hablar personalmente con él.

Mientras unos esperaban pacientes en el Coliseo, otros salieron raudos para las instalaciones de una Institución Educativa contigua al escenario deportivo, que visitaría el mandatario antes de hacer su ingreso al coliseo; entre ellos doña Graciliana. Fue en ese instante donde nuevamente la vi, subía con dificultad la vía empinada hacia la Institución Educativa, en donde acababa de entrar el gobernador.

Desde donde yo me encontraba se podía divisar a doña Graciliana haciendo un esfuerzo para escalar la vía. Hacía pausas y miraba con preocupación cómo muchas personas ya se encontraban rodeando al Gobernador Salomón Sanabria y pensaba que su encuentro con él iba a ser imposible. Me le acerqué y vi su cara quemada por el sol y sus ojos tristes que expresaban ansiedad. La saludé y le pregunté el motivo de su preocupación y en un corto dialogo me contó que quería encontrarse con el Gobernador para solicitarle una vivienda. La tranquilicé diciéndole que el ingeniero Salomón debía regresar por esa misma vía y que él la iba a atender. Ella me miró, me sonrió y me dijo: “Por favor ayúdeme, necesito hablar con él”.

Ángeles en el camino.

Ante la petición de doña Graciliana me sentí comprometido con ella y entendí que debía hacer algo para propiciar el encuentro. Cerca de nosotros estaba la ingeniera María Elena Díaz, secretaria de Desarrollo Económico, Agricultura Ganadería y Medio Ambiente, una funcionaria con gran sensibilidad que hacía parte de la comitiva del gobernador.

Al conocer la historia de doña Graciliana, la ingeniera María Elena me dijo conmovida, “esos casos son prioridad para el gobernador, estoy segura que apenas vea a la abuelita le prestará atención”. Entonces con la funcionaria decidimos acompañar a la abuelita hasta que el mandatario regresara camino al coliseo. Minutos más tarde se acercó a nosotros la doctora Fanny Medina exgerente de campaña de Salomón Sanabria, quien también hacía parte del grupo de profesionales que viajaron a Chámeza a apoyar al gobernador en la jornada “El Gobernador En casa”. Al conocer la historia de doña Graciliana la doctora Medina también se conmovió y con su diligencia logramos el encuentro entre el mandatario y la abuelita, de la manera más fácil que lo que habíamos imaginado. Una vez el gobernador salió de la Institución Educativa, la profesional Fanny Medina le puso en conocimiento el caso de la abuelita, y Sanabria se vino de inmediato hasta donde estábamos con doña Graciliana.

El encuentro fue emotivo.

Al ver a doña Graciliana, el gobernador la saludó con un efusivo abrazo, la escuchó calmadamente y de inmediato con su equipo concretaron el paso a seguir para darle solución inmediata a la petición de la señora.

El mandatario se comprometió priorizar y dar celeridad a la solicitud de doña Graciliana y a hacer seguimiento a este caso, para que ella reciba un beneficio de vivienda digna. El compromiso de vivienda para la abuelita, se selló con un nuevo abrazo entre las dos partes. Luego vinieron las fotos para el recuerdo y el “hasta pronto”, entre los protagonistas de esta historia.

“Hay muchas prioridades que como mandatario debo atender en el departamento, pero los adultos mayores, los niños, las mujeres cabeza de hogar y la población con discapacidad, estarán siempre por encima de todo. No piensen que acceder al gobernador es difícil, porque justamente programas como el de “El gobernador en Casa” es una iniciativa que se creó para poder llegar de manera directa a la población más vulnerable de Casanare. Es una bonita oportunidad que tengo de conocer de mano junto con mi equipo, las problemáticas de las comunidades para darles solución inmediata”, indicó el gobernador de los casanareños.

Lágrimas de satisfacción.

Al finalizar el encuentro entre doña Graciliana y el gobernador, la agenda del mandatario continuó, y él y su equipo se dirigieron al parque de Chámeza, a sembrar un árbol, como símbolo se su compromiso con esa comunidad, pero doña Graciliana esperó. Mientras todos se dirigían al parque, ella se sentó debajo de un árbol que estaba al lado de la vía y se tomó su cara con las dos manos. Al verla me le acerqué y vi que estaba llorando.

Al verme se me acercó y me abrazó por la cintura. Le pregunté por qué lloraba y me dijo que sus lágrimas eran de emoción. La abracé y no pude dejar de sentir la misma emoción que ella.

“Jamás   pensé que hoy se me iba a cumplir el deseo que he tenido desde hace más de 30 años. Dios bendiga al gobernador Salomón Sanabria, a su esposa y a su equipo de trabajo. Él es un alma buena y Dios lo ayudará a ser el mejor gobernador de todos. Yo tengo que orar mucho por él para que no solo pueda cumplir mi necesidad sino la de muchas personas que, como yo necesitan una ayuda”, me dijo con lágrimas en sus ojos y voz entrecortada.

Hablamos un poco más, intercambiamos números de celulares, nos despedimos con un abrazo y al día siguiente domingo 12 de enero, la llamé para pedirle la información necesaria, que me permitiera redactar esta crónica y poder llevarla a todos los lectores de casanare24horas.

La abuelita me contó que estaba feliz, que esa noche había dormido bien y que en la mañana al despertarse pensó que todo lo que había vivido el día anterior era un sueño. Me encargó saludar al gobernador y que le dijera, que ella era su más ferviente seguidora y que tendría su lealtad por siempre. También me encargó decirle que ella y Adonay su esposo, se habían casado el pasado 31 de diciembre, inspirados en la bonita familia que él y su esposa Cielo Barrera habían presentado cuando fueron al lanzamiento de Jhon Cubides como candidato oficial a la Alcaldía de Chámeza

www.casanare24horas.com

Twitter: @cas24horas

Facebook: casanareveinticuatrohoras