Chapecoense y Gardel, víctimas de accidentes aéreos en Antioquía

 Chapecoense y Gardel, víctimas de accidentes aéreos en Antioquía

El trágico accidente del avión que trasladaba al Chapecoense brasileño hasta Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional ha recordado otra de las tragedias vividas en el espacio aéreo colombiano: el accidente aéreo de Medellín.

El siniestro, ocurrido en Medellín el 24 de junio de 1935, quedaría para siempre marcado en la historia de la música. El cantante de tango Carlos Gardel, fue una de las 17 personas que fallecieron en aquel suceso que conmocionó a Sudamérica y al mundo al igual que ha sucedido con la tragedia del equipo de Santa Catarina.

Gardel había emprendido una gira por latinoamérica en su momento de mayor popularidad. Tras triunfar en la canción y convertido también en figura del cine, el rostro de Gardel era uno de los más reconocidos de los países castellanoparlantes. Aprovechando el momento, el argentino inició un tour de varios meses que le llevó por Puerto Rico y Venezuela antes de desembarcar en Colombia, último país que le vería con vida.

El 2 de junio llegó Gardel llegó  a Colombia, para actuar en Barranquilla, Cartagena, Medellín y Bogotá. La capital del país fue el lugar en el que Gardel daría su último concierto un 23 de junio de 1935, terminando con un discurso que se convertiría en premonitorio al asegurar: «No sé si volveré, porque el hombre propone y Dios dispone. Pero es tal el encanto de esta tierra que me recibió y me despide como si fuera su hijo propio que no puedo decirles adiós sino hasta siempre».

El momento fatídico

Después de cantar en Bogotá, acompañado de sus guitarristas y del compositor Alfredo Le Pera, Carlos Gardel se embarcó en un nuevo viaje que debía llevarle hasta Cali antes de continuar su gira por otros países como Panamá, Cuba y México. Antes de llegar a la ciudad, el equipo hizo escala en Medellín en el avión Ford Trimotor matrícula F-31 de la compañía Saco para cambiar de piloto.

La aeronave conducida por Ernesto Samper Mendoza, propietario de la aerolínea, se dispuso a despegar, recorriendo varios cientos de metros de pista e impactando con otro avión de las mismas características perteneciente a la empresa SACDTA que también se encontraba en la pista del aeropuerto de Medellín. El accidente provocó que ambos aviones se incendiaran y que 17 personas murieran, siete en la aeronave alemana y 10 en la de Saco. Entre las víctimas se encontraban el cantante, así como Le Pera y los guitarristas Ángel Domingo Riverol, Guillermo Barbieri y José María Aguilar Porras.

Hoy 81 años después, cuando un nuevo incidente relacionado con la aeronavegación, vuelve a enlutar a Colombia, Suramérica y el mundo, muchos ya hacen cábalas y los más escépticos empiezan a ver con desconfianza, volar a territorio antioqueño.

www.casanare24horas.com

Twitter: @casanare24horas

Facebook: casanareveinticuatrohoras

Compartir

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *